Réquiem por Embassy

embassyMe gusta soñar que en un ayer en blanco y negro se citaron en Embassy, Rick que venía de Casablanca aunque se llame Humphrey Bogart (luego de venderme su café con letrero de neón) e Ilsa Lund o Ingrid Bergman, ya libre de Victor Lazlo o Paul Henreid, su marido mártir de la causa. A veces, todos somos personajes sin colores de las películas entrañables, como esa donde huimos de los nazis y venimos a Madrid para conseguir unos salvoconductos que nos permitan huir en el primer tren a Lisboa y de allí, montar una nao de ocho hélices que nos lleve entre algodones a Manhattan.

El disparate no es tan descabellado si consideramos que el salón de té llamado Embassy, al filo de cerrar sus puertas en el Paseo de la Castellana por no poder pagar ya más el elevado alquiler, fue no solo refugio de no pocos héroes que venían huyendo de los horrores del nazismo, sino lugar de encuentro de espías y mensajes cifrados. Fundado en 1931 por la irlandesa Margarita Kearny Taylor, el Embassy elevó a rango de las bellas artes la tarta de limón, y al ejercicio de la alta coctelería al rango de liturgia terapéutica. En el Embassy se degustaban los sándwiches en discretos triángulos y los poliedros de los postres como exposición de una geografía de la restauración al servicio del buen vivir; de telón de fondo, las muchas historias y la leyenda intocable de los muchos judíos huyendo de Europa que recibieron precisamente sobre las mesitas del Embassy los salvoconductos para la libertad y los visados del sueño para una nueva vida por el simple hecho de hallarse un discreto salón de té en medio de tantas embajadas que habitan esa zona de Madrid.

Aunque el Embassy cuenta con una cafetería sucursal en Aravaca, una tienda en la lejana Alcobendas y otro expendio en Chamberí, no puedo negar la tristeza que infunde su desaparición del Paseo de la Castellana. Así como le lloré al Café Comercial y a la Cervecería Santa Bárbara en el cruce de Goya con Alcalá, así le guardaré serena nostalgia a la esquina de Ayala con Castellana, con el ligero consuelo de que todos los personajes entrañables, los espías que aparecen en los sueños sin colores y los muertos de todos los pretéritos que conformaron mi infancia deambulan de una rara manera en una neblina lila sin tiempo ni distancias, habitantes de una película donde los sabores más íntimos del alma nunca manchan la filipina impoluta de los camareros intemporales que poco a poco se van quedando sin empleo.

Leer en El País

Show Buttons
Hide Buttons