Madrid, libro abierto

madrid-libro-abierto

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara llegó con calor de México a la Feria del Libro de Madrid en el Parque de El Retiro para anunciar como refrescante alfombra de claveles que Madrid será el Invitado de Honor para la edición 2017 de esa monumental feria de libros, escritores y lectores que cumple ya tres décadas.

Al tiempo que las casetas editoriales del Retiro, la cercanía del Palacio de Cristal, la escapada al Museo del Prado y las largas filas de lectores madrileños que esperan como verbena leer y leerse cada año en pleno corazón de El Retiro son vitrina entrañable para leernos, así también la FIL Guadalajara se ha convertido en un monumental escaparate donde miles de lectores de todo México, cientos de autores de toda Hispanoamérica y todas las editoriales que publican en nuestra lengua se reúnen cada fin de año en una semana de interminables lecturas. Ambas, el año que viene, leerán a Madrid de lejos y tendrán de cerca de los principales escritores que han sabido cantarle a Madrid cada paso y cada piedra, sus múltiples caras y cada párrafo. Tenemos todos más de un año para preparar desde hoy mismo lo que será un agasajo postinero, no sólo con la crema de la intelecualidá, sino con las muchas escuelas y universidades, círculos de lectura, lectores en general, poetas de toda geografía, novelistas de ambas orillas, cronistas de los hechos que nos hacen memoria, historiadores de nuestros pretéritos compartidos y en una sola palabra: habitantes del Madrid que se convierte en corazón con sólo imaginar o mejor aún, pasearlo.

Madrid es un libro abierto con el prólogo intacto de los cielos de todos sus días, las estrechas callejas y las anchas avenidas, los muchos verdes que en invierno parecen volverse páginas grises de un prosa que a menudo se duele y en general, celebra la música de todos sus follajes, los gritos en las corralas y secretos de patios interiores o los murmullos de quienes se miran en silencio en sus bancas de descanso. Madrid, el poema que alguien deletrea desde las nubes al óleo o la larga crónica de siglos en piedra y agua, con el fuego en la retina que no olvida y el viento que siempre llega de lejos como para bañar las calles de noche. Madrid, el libro que se escribe todos los días con la tinta compartida por miles de lectores que la habitan o que la viven de paso, cada página con una palabra que se convierte en greguería, sentencia o sonrisa y que ya era tiempo de que volara en vilo a Guadalajara, a ese México donde se piensa mucho en ti.

Leer en El País

Show Buttons
Hide Buttons