• Merecer El Retiro

    Merecer El Retiro

    La idea era traerlo a Madrid, considerando su muy avanzada edad. De sobrevivir al vuelo trasatlántico transpiraba cierta ilusión imaginar su cara salivando ante tantas viandas que se presumen en las vitrinas de las pastelerías españolas, los jamones colgantes en museos de fiambres variados y el alivio de las fuentes con esa agua de Madrid que todo el mundo elogia. Se merecía el retiro voluntario de los largos paseos por las calles arboladas y la afortunada convivencia con sus semejantes. Más que en México, se asombraría ante la higiénica cultura de tanta persona respetuosa que levanta despojos en bolsitas y los espacios arenosos reservados para tertulia entre sus semejantes. En realidad, se merecía El Retiro; el parque de El Retiro con sus caras cambiantes según la estación del año en esta época rara en que parecen borrarse primavera y otoño porque se pasa directamente del verano al invierno, al ocaso de los seres cansados que merecen la tranquilidad y el sosiego de ese parque irónicamente poblado por tantos jóvenes enamorados, rayos en patines, cantantes de utopías. Hablo de un perro. Mi mascota Chesterton, que merecía El Retiro para intentar congraciarse con tanto caniche pequeño o algún ovejero inmenso de este ... Read More »
  • Corazón como mancha

    Corazón como mancha

  • Siempre Chesterton

    Siempre Chesterton

  • Tan cerca de tan lejos

    Tan cerca de tan lejos

  • Canto del Gallito inglés

    Canto del Gallito inglés

  • Elemental, Watson

    Elemental, Watson

  • Síndrome de Sol

    Síndrome de Sol

  • El sabor del saber
  • Entrevista en Excélsior TV
  • Es la hora de opinar
Show Buttons
Hide Buttons