Cuento

En las nubes

(El Equilibrista/CNCA 1997)

Jorge F. Hernández En las nubes

Los cuentínimos aquí reunidos pueden merecer el calificativo de literatura light, advierte el autor, ya que ésa es “su condición e intención: son tan ligeros que fueron imaginados y escritos para leerse en vilo o en el aire… en las nubes”.

Para realizar este auténtico looping the loop literario, el libro despega con la crónica casi fiel de un viaje trasatlántico en el que se arma la de San Quintín centenario; coqueta con el suelo sólo para robarle recetas a Morfeo; vuelve a elevarse y en lo que demuestra que la nostalgia puede ser alada o el cuadrante de un taxista, vuela a ras de tierra para que el lector contemple una serie de aberraciones cromáticas (ópticas y musicales), pigmentarias y patrióticas; el rizo se completa como cruel juego femenino.

La última ascención explora las posibilidades historiográficas de un globo mágico; los engaños de la vigilia o las virtudes oníricas de los viajeros profesionales y el testamento apócrifo de un aviador donde, a pesar de la desventura tipográfica, la realidad va más allá de la imaginación. El aterrizaje mezcla anécdotas familiares y leyendas populares sobre vuelos de arcángeles y fantasmas. Ya en tierra, el piloto-escritor entrega la bitácora y el pasajero-lector conserva la caja negra.

Escenarios del sueño

(CNCA, 2005)

Jorge F. Hernández Escenarios del sueño

La imaginación, el juego con la forma y el retrato de tono casi fantástico se tejen a través de estas páginas para crear los más inesperados Escenarios del sueño. Recuerdos posibles e imposibles, instantes inclasificables o semillero de narraciones más extensas, conforman un recorrido en el que el lector viaja a través de un paisaje visto desde los ojos del microrrelato, como puertas hacia una noche cada vez más inmediata.Pero es en los relatos de mayor extensión que descubrimos una segunda intención; el lector se ve seducido, transportado hacia los sucedidos de un juego de espejos de tiempo y lugar: paulatinamente, podrá asomarse a la relación íntima entre la imaginación y la realidad precisa e innegable, como todas las cosas que siempre se intenta mantener secretas.

El álgebra del misterio

(Fondo de Cultura Económica, 2011)

Jorge F. Hernández El álgebra del misterio

La tercera y olvidada parte del Quijote, un concierto de Beethoven hasta ahora desconocido, la invención de un personaje que rebasa los límites de la ficción para actuar en la vida de su creador, el desdoblamiento en otro ser que contemplamos con asombro, la fórmula secreta de todas las manifestaciones de lo impredecible y hasta el desconocido proceso que ha tenido lugar para que el lector tenga en sus manos El álgebra del misterio habitan en los cuentos de Jorge F. Hernández. Contra las arraigadas convenciones que nos impiden confirmar las magias del azar y de los enigmas inexplicables, contra el predecible desenvolvimiento de la costumbre y como una confirmación de que “los equívocos sin importancia y las apariencias no sólo existen sino que flotan entre la realidad y los deseos como una ciencia indescifrable”, surgen estas historias que línea tras línea insisten en recordarnos que el umbral de lo fantástico camina detrás de nosotros a cada momento. La fantasía ha venido a alterar el mundo. No lo ha roto del todo, ya que de él quedan el orden, su cifra, el misterio. El cuentista ha de registrar diversos entresijos del mundo nuevo que ha descubierto y entregarse a la tarea de desentrañar su secreto. De esta manera traza las coordenadas, urde una curiosa cartografía, acata las señales del orden, hasta dar con esa seductora álgebra del misterio. El cuentista es Jorge F. Hernández, historiador por formación, diestro malabarista del lenguaje y lector omnívoro. Los cuentos de este libro sacudirán al lector, quien después de leerlos no querrá alejarse de ellos o dejar de habitar en sus planos intempestivos.

Un montón de piedras

(Alfaguara, 2013)

Jorge F. Hérnandez Un montón de piedras

El escritor intenta caminar, busca apoyarse en brazos de fantasmas, cree leer al mundo, vive y sueña de libros… y al desplomarse, vuelan las páginas que ha llenado de palabras como un reguero de piedras y piedritas. Habrá quien las deje esparcidas para que la amnesia convierta esas historias en polvo y hay de pronto el milagro de que alguien reúne esos cuentos para construir un pequeño castillo de imaginación y memoria. Puro cuento y cuentos puros, que fueron arena para volverse vidrio, ventana o espejo.

Show Buttons
Hide Buttons