Colombo

Contraquerencia. Primera Novillada de San Isidro

colombo-san-isidro

De vez en cuando, quien quiere ser asume cada instancia y todo instante del día con una convicción que revela que ya se es. Así, en la oficina donde un amanuense anónimo asume escribir un informe burocrático como si fuese el mejor texto jamás escrito, y así también la mujer que camina entre la multitud a las afueras de una plaza de toros sabiendo perfectamente que, por hoy, es la mujer más hermosa del mundo. Con seis novillos de El Montecillo —cuatro de ellos, salpicados, botineros y calceteros— vimos a Pablo Aguado de verde pino y oro, con una media verónica inolvidable, un quite espléndido por guadalupanas (que aquí no saben más que llamarlas galleos) y no pocos muletazos de gran calidad, amén de jugarse el físico en la faena a su segundo; vimos también a Rafael Serna, vestido de un fucsia que en Anáhuac llaman rosa mexicano y que casi clona el color del percal de los capotes, aunque sin suerte y sin posibilidades de triunfo. Hablemos entonces del primer espada.

Se llama Jesús Enrique Colombo y es de Venezuela. Llamémosle Colombo a secas y esperemos con ansias cada oportunidad que se conceda para volver a verlo torear. Este hombre vestido de grana y oro tiene la pinta de torero aunque se vista de chándal, y desde que se desmonteró por ser su presentación en Madrid, hizo el paseíllo como quien ya sabe perfectamente lo que es y lo que está destinado a ser: cada verónica que instrumentó a sus dos toros, incluso algunas con rodilla en tierra, y ese remate de soltar una punta del capote en un desdén que parecía de la firma con la mano derecha confirma que Colombo se sabe torero y lo vive en cada paso con los que cubre los tres tercios.

Es notable que este joven venezolano realiza el tercio de banderillas cuadrando en la cara, izando los palos encunado en el testuz, incluso salvando que los palos queden disparejos, y es de nota subrayar que fue ovacionado a pesar de que un par al quiebro quedó en una sola banderilla sobre el lomo. Con la muleta dibujo magníficas tandas de derechazos y por lo menos una tanda de arriesgados naturales que culminaron en un eléctrico adorno por bernardinas para luego refrendar lo que ya había demostrado con su primer novillo: Colombo sabe poner el punto final con la espada como quien quiere ser lo que ya es, siendo lo que ya promete.

Leer en El País

Deja un comentario

Show Buttons
Hide Buttons