Feature

Merecer El Retiro

merecer-retiro

La idea era traerlo a Madrid, considerando su muy avanzada edad. De sobrevivir al vuelo trasatlántico transpiraba cierta ilusión imaginar su cara salivando ante tantas viandas que se presumen en las vitrinas de las pastelerías españolas, los jamones colgantes en museos de fiambres variados y el alivio de las fuentes con esa agua de Madrid que todo el mundo elogia. Se merecía el retiro voluntario de los largos paseos por las calles arboladas y la afortunada convivencia con sus semejantes. Más que en México, se asombraría ante la higiénica cultura de tanta persona respetuosa que levanta despojos en bolsitas y los espacios arenosos reservados para tertulia entre sus semejantes. En realidad, se merecía El Retiro; el parque de El Retiro con sus caras cambiantes según la estación del año en esta época rara en que parecen borrarse primavera y otoño porque se pasa directamente del verano al invierno, al ocaso de los seres cansados que merecen la tranquilidad y el sosiego de ese parque irónicamente poblado por tantos jóvenes enamorados, rayos en patines, cantantes de utopías. Hablo de un perro. Mi mascota Chesterton, que merecía El Retiro para intentar congraciarse con tanto caniche pequeño o algún ovejero inmenso de este ... Leer Más »

Corazón como mancha

corazon-mancha

El corazón es una mancha en el costado. Al menos, en Chesterton, gran basset hound de casi 25 kilos, 16 años de vida humana y las orejas como antifaz para siestas. En el siglo de sus años caninos vio crecer a mis hijos y se hizo amigo de los amigos de Minerva, la casa que custodió sin mucho esfuerzo porque era sabueso somnoliento, traviesísimo en la supina necedad de cachorro y resignado dueño de sus territorios en cuanto llegó como aprendiz su amigo Orwell, un clon basset hound más joven que intenta ser Adso de Melk ante la dolorosa ausencia del Baskerville. En camisa ajena siempre parecen bizarras las filias de quienes adoran a sus mascotas, pero basta que alguien pula en el espejo de su biografía todo el paso de vidas propias y ajenas y de tiempos transcurridos que se vivieron acompañados en la madrugada de cuatro patas, en el aullido ante ciertos párrafos y la indiferencia absoluta ante los entusiasmos efímeros, y así cualquiera cae en cuenta del misterio: la extrema sensibilidad de ciertos animales los acerca a la posibilidad de ser fantasmas de personas entrañables que ha tiempo dejaron de poblar el mundo, y parece que hablan ... Leer Más »

Siempre Chesterton

chesterton

Llegó a Minerva manor recomendado por Lady Bell Robinson y aún con muchos problemas con las palabras. No obstante, estableció un afecto entrañable a primera vista con los varones (que no barones) de la propiedad. Se fue haciendo más y más caballero con los años y ejercía diversos papeles con excelencia, más allá del silente mayordomo inglés que parecía languidecer por las tardes, adormilándose en sus callados pensamientos. Se llamó Gilbert Keith Chesterton y tuvo siempre una agudeza particular por la investigación de casos no necesariamente criminales más como clérigo de sotana larga que detective de capa y lupa; en sus primeros afanes indagatorios era capaz de seguir el rollo de un papel higiénico por todos los salones de la casa y luego, permanecer impávido y ajeno al enojo humano. Se sabe que de los 15.000 volúmenes de libros que llegó a resguardar la biblioteca de la mansión, Chesterton sólo maltrató uno (El Corán en árabe y edición de bolsillo) que evidentemente contravenía a su reciente conversión al cristianismo, religión que practicó de manera heterodoxa: creía en el prójimo y en el silencio, intentaba limpiar culpas con penitencias de ayuno con hierbas y sus actos de contricción fueron siempre ejemplos ... Leer Más »

Tan cerca de tan lejos

temblor-mexico

Quiero que sepan que el sismo que azotó a México al empezar septiembre es el de mayor intensidad registrado en los pasados cien años, aunque el terremoto del año 85 del siglo pasado también sacudió en septiembre y parece que fue ayer en sus escombros. Que se sepa que hace treinta años el sismo sacudió a tal grado la conciencia de la antigua ciudad de los palacios que se confirmó la vitalidad tenaz y la solidaridad de millones de mexicanos en medio de la polvareda, muy por encima de la errática des-administración oficial. Cada vez que tiembla crece la efervescencia de lo mejor de México, lo que no tiene que ver con el nefando imperio de la corrupción endémica, el pillaje tradicional y la niebla constante de las mentiras; tiembla y crece el valor de las manos abiertas y las pupilas llorosas de la sinceridad y el silencio, por encima de la boruca sangrienta del narcotráfico ahora glorificado en corridos y teleseries… crece el alma callada de millones de personas entrañables, incansables trabajadores, empeñosamente ingeniosas, apasionadamente fervientes, muy ajenos a la gente que levita en las alturas del desprecio y la denostación constante, la denigración diaria del prójimo y la ... Leer Más »

Show Buttons
Hide Buttons