Café de Madrid

Caféde Madrid

Café de Verdad

cafe-colombia

Vine a Colombia porque me dijeron que aquí servían un tal café, tan café que era café de verdad. Al buscarlo, Bogotá fue abriendo sus calles con aromas como anuncios y en no pocas esquinas anónimas vi que aparecían arcángeles con cafeteras al calce. Al pedirlo, un paisano me corrigió: una cosa es café de Colombia que se exporta por los Siete Mares y se puede degustar en cualquier polo como si estuvieras en Valledupar y otra cosa, muy diferente, es el Café de Verdad con mayúsculas que te hace callar y te abre los ojos, que lejos del insomnio te permite soñar, el café cargado que no precisa azúcar porque las Verdades que revela son a veces ácidas o acres, pero incontestables. Café de Verdad para los mentirosos irremediables y los políticos corruptos, los empresarios abusivos y las maestras que engañan; una probada de la infusión morena y se abatirían las trincheras de la simulación y del engaño, los espejos revelarían su verdadero reflejo y no quedaría títere con cabeza en la espesa selva de la improvisación y la mentirita. Tanto me habló del mentado Café de Verdad que cuándo vi que se acercaba con una porción humeante en …

Read More »

Canta María

maria-berasarte

El silencio también tiene voz y la saudade es en realidad una feliz tristeza que supera la simple melancolía. La lluvia quería confundir la primavera con otoño y el cielo de Madrid se encapotaba con duelos lejanos cuando de pronto sonó el eco de un piano que salía de una finca de siglos pasados. Allí estaba Pepe Rivero que juega al piano como quien inventa alquimias de notas incansables y ritmos de los mares, imitando oleajes y el agua que lloran las nubes. De pronto, se elevó la voz de María. María Berasarte es una maravilla que brotó en algún páramo floreado, germinó en canción y canta en seis idiomas. Es la voz desnuda, dicen los que la siguen desde hace tiempo, pero a mí se me figura que es la voz del silencio, de los fados que esperan en la orilla de las playas la llegada de un amor que no volverá y el murmullo de las casas de marineros que se reúnen para llorar un fado de pura alegría por el desahucio o la ausencia. María Berasarte entrelaza su voz con el piano de Pepe Rivero en versos vascos que suenan a cantos árabes, y luego un bolero …

Read More »

Lo de las filas

filas

A veces creo que se trata de una malformación genética y otras, un dengue generalizado que se propagó en los programas de la educación básica; luego, hay días en que supongo que se trata de no más que de ansias ante un desamparo o avisos ajenos ante el abismo. Hablo de ese raro afán por tocar la espalda, cuello, hombros, codos o brazos de quien hace fila y lo hago por la confirmación estadística de que en España –y particularmente, Madrid—resultan ser los lugares del Universo con mayúscula donde parece inevitable que toda persona enfilada ha de tocar o al menos rozar a quien le quede por delante. Ni en la estación espacial –con todo y ausencia de gravedad—existe esta notable inclinación por tocar o rozar en fila como avisando que ha llegado un nuevo eslabón a la cola. El tema no es baladí ni intrascendente si se considera que en otros países y culturas es asunto notablemente considerado (si no es que sancionado) el hecho de que un transeúnte, pasajero o pedestre, ose tocar al prójimo o próximo en cualesquier circunstancias, pero en Madrid ¡Viva la Virgen! que si me quedas a tiro, sea en la fila del cajero …

Read More »

Llenar el vacío

madrid-semana-santa

Ese hombre sin colores que recibe la primavera como si fuese un renacimiento es el reflejo en el espejo de uno mismo entre todos los espacios abiertos que muestra Madrid vacío. Se van todos y se queda uno, solo entre muchos, acompañado por la sensación de que la primavera es cada vez más corta y falsa, casi verano con viento helado para que parezca extensión de un invierno que no ha de volver jamás y promesa de un otoño que parece aún lejano. Madrid empieza a susurrar las ausencias de todos los que huyen a la sierra o a la playa y su callada jaculatoria es un paseo de miércoles que parece domingo aunque huela a sábado. Se llena el vacío con el monólogo hipnótico de los pasos en la vereda vacía y en los senderos de los parques poblados por fantasmas de todas las navidades pasadas que vuelven envueltos en bufandas sin colores para recordarnos su presencia constante y se llena el vacío con la risita lejana de un niño con gafas que parece carcajearse de la preciosa vida. Empiezan las hojas a moverse, recién nacidas en las ramas como yemas de los dedos de un tronco envejecido y …

Read More »