Agua de Azar

Agua-de-Azar

Corazón como mancha

corazon-mancha

El corazón es una mancha en el costado. Al menos, en Chesterton, gran basset hound de casi 25 kilos, 16 años de vida humana y las orejas como antifaz para siestas. En el siglo de sus años caninos vio crecer a mis hijos y se hizo amigo de los amigos de Minerva, la casa que custodió sin mucho esfuerzo porque era sabueso somnoliento, traviesísimo en la supina necedad de cachorro y resignado dueño de sus territorios en cuanto llegó como aprendiz su amigo Orwell, un clon basset hound más joven que intenta ser Adso de Melk ante la dolorosa ausencia del Baskerville. En camisa ajena siempre parecen bizarras las filias de quienes adoran a sus mascotas, pero basta que alguien pula en el espejo de su biografía todo el paso de vidas propias y ajenas y de tiempos transcurridos que se vivieron acompañados en la madrugada de cuatro patas, en el aullido ante ciertos párrafos y la indiferencia absoluta ante los entusiasmos efímeros, y así cualquiera cae en cuenta del misterio: la extrema sensibilidad de ciertos animales los acerca a la posibilidad de ser fantasmas de personas entrañables que ha tiempo dejaron de poblar el mundo, y parece que hablan ... Leer Más »

Canto del Gallito inglés

armando-jimenez-gallito-ingles

Míralo con disimulo, quítale el pico y los pies… y aplícalo (como diría alguna de las hermanitas Vivanco) en salva sea la parte. Si no le entendiste, pregunto entonces si acaso ¿te gusta el chile pa’silla? En cuyo caso ten trapito pa’que limpies, y cuéntame si es cierto que acostumbras navegar en Acapulco en el yate Clavel Negro. Dicho lo anterior, si Querétaro que Metepec, Chilpancingo en Culiacán (pasando por las grutas de Cacahuamilpa), pide la bendición del cura Melchor Izo, vecino de Tunalguilla, Hidalgo (donde la panadería se llama La Rosca) y habla con el coronel Nal Gasdash, que se batió en el Pacífico con Kimono Tuoyito, Chimimama Yoro y Nojoda Migata (samuráis de la armada nipona, posteriormente contratados como ejecutivos de la empresa Tachiro Tutsuru). Armando Jiménez fue mi amigo, y supuestamente se fue de este mundo hace siete años, pero hoy que cumple los primeros cien años de su merecida eternidad quiero celebrar su incansable apostolado en pro del alma secreta de México. Sucede que Jiménez era en realidad arquitecto y se especializó en construcciones deportivas; participó en armar el mamotreto que llamamos Estadio Azteca y viajó a Rusia para ver cómo hacían los antiguos bolcheviques los ... Leer Más »

Anhedonia

anhedonia

Anhedonia significa imposibilidad para sentir placer, y fue el título original de un guion de Woody Allen que terminó llamándose Annie Hall. Durante dos semanas, Woody y su amigo Marshall Brickman caminaron por Manhattan ideando la trama de una pareja (que sería protagonizada por el propio Allen y Diane Keaton) que intenta desvelar el misterioso asesinato de una vecina a manos de su esposo en el mismo edificio donde ellos enredan y desenredan sus azarosas vidas. Esa idea quedó guardada en un baúl (y cuajó años después como Manhattan Murder Mystery), pero de tanto darle vueltas a la palabra Anhedonia, por esa “E” que suena como “I” en inglés, nació Annie, y el apellido verdadero de Keaton, Hall, como título para una de las películas más entrañables y geniales del Príncipe de Königsberg ahora conocido como Woody Allen. Annie Hall obtuvo tres premios Oscar —por mejor guión, mejor director y mejor película, ganándole, entre otras, a Star Wars)—, sin que eso alterara la costumbre semanal del director y guionista de tocar el clarinete todos los lunes en un refugio de Manhattan. La cinta marcó la moda maravillosa de las mujeres con gafas redondas que leen el periódico de los domingos ... Leer Más »

Aires Buenos

aires-buenos

El invierno es el verano invertido y los aires buenos de una Argentina que no merece la cíclica desgracia de sus crisis. Vine al Sur para confirmar que la Resistencia está en los libros, en la lectura que promueve Mempo Giardinelli desde hace 22 años en los llanos del Chaco, a la vera del caudaloso río Paraná, que comparte con el Río de la Plata el color de los desiertos, los páramos donde la amnesia y la ignorancia quedan abatidas por la sana enfermedad de hilar, línea a línea, el telar de la memoria y las enredaderas de la imaginación. Allá, entre un mar de esculturas, me hermané con Rep y Malpica, con mis nuevos amigos que comanda un tal Clavo y abracé a Mempo por sus muchas y diversas fundaciones, sobre todo los cuentos que me hacen llorar y soñar que volvía a Buenos Aires para ver a la hermosa pareja que deletrea un haikú cada vez que caminan en el origami entrañable con el que llevan de la mano a su hijo, mi sobrino, que asiste a la misma escuela a donde un ayer de tinta en sepia asistió Julio Cortázar. Vine a Buenos Aires para ver el ... Leer Más »

Show Buttons
Hide Buttons