Agua de Azar

Agua-de-Azar

En espera de prosa

espera-prosa

Busco el verso que alivie tanta noticia de sangre, o la rima infantil que distraiga la vista de tanta desgracia y desorden; busco el poema como flor que aligere el peso del calor sofocante y sea como una brisa de sílabas parecida al silencio. Busco la crónica de los testigos que ayudan a entender el enredo y desvelan tanta mentira y el simulacro de los discursos, incluso sabiendo que se juegan la vida por compartir la noticia, por simplemente informar lo que queda a la vista de todos, censurado por la ceguera oficial; busco los cuentos, todos los cuentos y relatos de los jóvenes que no han encontrado otro camino de salvación que apostar sus almas en la violencia, o las historias de las jóvenes que nada tienen que ver con tanta desgracia e invierten su ilusión en el primer noviazgo; busco leer también el dolor de las mujeres que huyen de taxistas clandestinos, y los niños que corren por los parques para alejarse de la engañosa amabilidad de un lobo que lleva días acosándolos con caramelos y oraciones tiernas. Busco encontrar el memorial de los viejos que vivieron tiempos peores, de cuando la ciudad y el país entero olía ... Leer Más »

¿Por qué?

por-que

En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. En México matan a periodistas. ... Leer Más »

Personajes en potencia

personajes-potencia

Primero como dibujitos anónimos, sin biografía aparente, los personajes en potencia se perfilan a la espera de un posible planteamiento que les permita enredarse en una trama en potencia. Poco a poco van padeciendo sus respectivos parlamentos y las posibilidades de sus enredos, se hablan al filo de las página y se alejan del abismo; se atreven a soñar posibles desenlaces aunque aún les queden muchos párrafos por delante. Como dibujitos, parecería que permanecerán inamovibles y sin destino, lo que depende del azar de la tinta y del rumbo siempre incierto de las líneas, los caprichos de la puntuación y los senderos de la sintaxis que se bifurcan con cada giro de sílabas. Se van conociendo en el cuaderno sin imaginar aún el instante exacto en el que se convierten en tinta y dejan de ser meros dibujitos al azar para volverse personajes pendientes, que arman diálogos a cada dos por tres, en espera de la desesperación, suponiendo la intriga y a veces intuyendo todo lo que su autor tiene pensado para su desenvolvimiento sobre el entramado invisible de las conjeturas y sincronías, la sintonización de sus azares y la alfombra de prosa pura sobre la que caminan hacia un ... Leer Más »

‘Gabo forever’

gabo-forever

Se cumplen setenta años de que un joven periodista desconocido publicara su primer cuento en las mismas páginas del periódico donde se desvivía en fervorosas crónicas que evitaban caer en los excesos de la ficción, y se cumplen los primeros cincuenta años que narran el siglo entero de desventuras y maravillas de toda una estirpe condenada a vivir ya para siempre sobre la piel del mundo, así sea en perfecta soledad. Me temo que no podré asistir al centenario de la publicación de Cien años de soledad, y supongo que dentro de quinientos años aún habrá festejos en torno a por lo menos una novela de Miguel de Cervantes y no pocos versos o parlamentos de William Shakespeare, pero lo que sí puedo garantizar sin el menor temor a equivocarme es que, así pasen mil años, se seguirán leyendo las páginas de Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. Escribo estas líneas al filo del llamado Parque Bolívar, donde la estatua en bronce del Libertador hace sombra a las asquerosas legiones de ratas como liebres que duermen en los matorrales y en las ramas de sus árboles como ardillas voladoras. En una banca de esta placita durmió García Márquez ... Leer Más »

Show Buttons
Hide Buttons